candeleda ciudad europea deporte 2018

22 de Mayo, Día Internacional de la Diversidad Biológica: preservando la vida.

La Organización de las Naciones Unidas, a través de una decisión de la Asamblea General del año 2000, declaró el 22 de mayo como el Día Internacional de la Diversidad Biológica, con el objeto de conmemorar la fecha de adopción del texto del Convenio sobre Diversidad Biológica en el año 1992, y fomentar la comprensión y la toma conciencia.

La diversidad biológica es el conjunto de organismos vivos de cualquier ecosistema, incluidos terrestres, marinos y otros ecosistemas acuáticos y los nichos ecológicos de los que forman parte; comprende la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y de los ecosistemas.

El mantenimiento de la diversidad biológica es una condición necesaria para el desarrollo sostenible de nuestro planeta y, por ello, constituye uno de los grandes retos que enfrenta la era moderna.  Los bienes y servicios esenciales dependen de la variedad y la variabilidad de las especies y los ecosistemas. Los recursos biológicos nos nutren, nos visten y nos proporcionan alojamiento, medicamentos y alimento espiritual. Los ecosistemas naturales de los bosques, las sabanas, las praderas y los pastizales, los desiertos, las tundras, los ríos, los lagos y los mares contienen la mayor parte de la diversidad biológica de la Tierra.

Sin embargo, el ritmo de degradación, sin precedentes, de la diversidad biológica amenaza la existencia de la vida en la Tierra; su empobrecimiento es, en gran parte, resultado de la actividad humana, de la destrucción sistemática de hábitats, cultivos extensivos, contaminación o introducción de plantas y animales foráneos.

Aunque se han suscrito tratados internacionales, como de Johannesburgo 2002, en el que se acordó reducir significativamente la pérdida de biodiversidad para 2010,  su impacto ha sido mínimo y hay que seguir en el empeño de preservar nuestros ecosistemas.

En nuestro municipio y su entorno tenemos un ecosistema hasta ahora bien conservado, pero debemos promover de manera sostenida la importancia de su preservación. Nuestra flora es una de las más ricas en especies no ya de España, sino de toda Europa, un privilegio que debemos asumir con mucha responsabilidad, controlando el uso de herbicidas e insecticidas, por ejemplo, adoptando acciones que permitan conocer a la población la riqueza que nos rodea y la importancia de su preservación para el equilibrio de nuestra propia vida.

 

En nuestro municipio y en nuestras casas tenemos la posibilidad y la responsabilidad de procurar ese cambio. Desde nuestras casas, por ejemplo, aplicando “las 3 Rs”: REDUCIR nuestro nivel de consumo, utilizando sólo los recursos necesarios evitando malgastarlos innecesariamente; REUTILIZAR dando nueva vida y nuevos usos a los productos, y RECICLAR, volviendo a utilizar la materia prima de los productos que consumimos para limitar la actividad extractiva.

 

Además, debemos dar prioridad al consumo local y a los productos de temporada y evitar los envases de un solo uso prefiriendo los reutilizables.

Como ciudadanos tenemos, además, la responsabilidad de DENUNCIAR toda acción que se encuadre dentro de la ilegalidad y que atente contra la sostenibilidad del medio ambiente y DEMOSTRAR con nuestro ejemplo que podemos revertir la inercia de destrucción y adoptar medidas para paliar el daño que hemos venido causando durante siglos.

 

LA TIERRA NO ES UNA HERENCIA DE NUESTROS PADRES SI NO UN PRÉSTAMO DE NUESTROS HIJOS

Facebooktwitter